Defensores y opositores del aumento del salario mínimo a 15 dólares por hora tienen argumentos a tomar en consideración

En los Estados Unidos existe un intenso debate sobre el salario mínimo. A nivel federal el salario mínimo por hora es de 7.25 dólares, pero existen Estados con mayores niveles, como es el caso de Maryland con 8.75 dólares por hora, California con 10 dólares y DC con 11.50 dólares.

Defensores y opositores del aumento del salario mínimo a 15 dólares por hora tienen argumentos a tomar en consideración. Por un lado, se encuentran los que desean que el salario mínimo supere la línea de pobreza para mejorar las condiciones de vida de la población. Por otro lado, están los que afirman que un salario mínimo muy elevado destruiría empleo, elevando la inversión en equipos que automatizarían la operación de los negocios, e incentivaría a la empresa a trasladarse a Estados o países con menores salarios.

Las pequeñas empresas serían las más golpeadas con el aumento del salario mínimo a 15 dólares por hora. Los propietarios afirman que tendrían que incrementar la productividad laboral mediante el despido de personal o cerrar sus puertas debido al descenso de la rentabilidad del negocio.

Un salario mínimo muy alto impactaría de forma negativa a los jóvenes. Ese grupo de población se inserta al mercado laboral a través de cadenas de restaurantes de comida rápida que pagan el salario mínimo federal de 7.25 dólares. Un aumento que lo lleve a 15 dólares por hora produciría que las hamburguesas sean preparadas y dispensadas por robots. Los jóvenes tendrían que buscar otra puerta de entrada el mercado de trabajo.