Venezuela no ha cumplido su obligación de proporcionar

El Fondo Monetario Internacional (FMI) protestó este jueves de la falta de información de las autoridades venezolanas sobre la marcha de la economía de ese país, sumido en una grave recesión de la que no hay visos de recuperación.

Venezuela no ha cumplido su obligación de proporcionar, dentro del plazo requerido, “ciertos datos sobre las operaciones del instituto de seguridad social y sobre las exportaciones e importaciones totales de mercancías, expresando su valor en moneda local, por países de destino y de origen“, indicó una declaración del Directorio Ejecutivo del FMI emitida en Washington.

Por ello, según dos fuentes del organismo consultadas por Reuters, el ente emitió una advertencia oficial. Si Venezuela no aportara la información requerida, el FMI podría terminar decidiendo su expulsión.

El Directorio Ejecutivo del organismo se reunió este viernes para considerar un informe sobre esta cuestión presentado por la directora gerente, Christine Lagard, tras lo cual aprobó una decisión que constata el incumplimiento de Venezuela de sus obligaciones en virtud del Convenio Constitutivo del FMI.

“Proporcionar estos datos, además de otros indicadores económicos clave, es una obligación de todos los miembros del Fondo para permitir el monitoreo efectivo de la evolución macroeconómica en cada país”, así como sus efectos en otros, aseguró el Fondo.

El organismo explicó que la reunión del Directorio había sido prevista con bastante antelación y no guarda relación alguna con el anuncio efectuado la víspera por Maduro de iniciar un proceso de reestructuración de su deuda externa por 120.000 millones de dólares.

En su último informe de actualización de sus perspectivas económicas, el FMI aseguró a mediados de octubre que Venezuela está “inmersa en una grave crisis económica, humanitaria y política sin solución a la vista”, y proyectó una caída del producto interior bruto (PIB) entre 2014 y 2017 del 35% y “una economía encaminada hacia la hiperinflación”.

Sin embargo, anticipó que los efectos económicos de la crisis venezolana en los países de la región serán “mínimos”, por los limitados vínculos comerciales existentes, pero añadió que el principal riesgo es “la crisis humanitaria y la consiguiente migración de ciudadanos venezolanos a países vecinos”.

El Directorio Ejecutivo del FMI instó a Venezuela a adoptar medidas correctivas específicas y anunció que se reunirá dentro de seis meses para evaluar su avance en estas obligaciones. “El Directorio Ejecutivo mantiene la esperanza de que la decisión aliente a las autoridades venezolanas a volver a comprometerse con el Fondo mediante la provisión de datos oportuna y regular y la reasunción de las consultas del Artículo IV”, aseguró el organismo.

Venezuela, que lleva más de diez años sin someterse a la evaluación económica anual del FMI a través del llamado Artículo IV, se encuentra sumida en una espiral de deterioro con una contracción económica que el organismo de crédito calcula en un 12% del PIB para este año y una inflación que alcanzará el 652,7% en 2017 y el 2.349,3% el próximo año.

Fuente: Infobae