Su llegada fue discreta y ni el ni sus abogados hicieron declaraciones a la entrada

El expresidente de Cataluña, Carles Puigdemont y los cuatro ex consejeros huidos con él a Bélgica volverán a comparecer ante la justicia belga para presentar sus alegatos a la demanda de entrega lanzada por España. La fiscalía de Bruselas pidió este viernes para ellos la extradición, pero el juez que debe decidir si acepta la euroorden emitida por la juez Carmen Lamela se va a tomar más tiempo y ha vuelto a citar a los cinco reclamados por la Audiencia Nacional el próximo cuatro de diciembre, según han relatado sus abogados al final de la vista. A partir de ese momento, el juez tardará alrededor de 10 días en adoptar la decisión.

Los cinco estaban citados para este viernes en una audiencia que se celebraba a puerta cerrada en la Cámara del Consejo, un tribunal de primera instancia de Bruselas. Su llegada fue discreta, lejos de las cámaras y ni ellos ni sus abogados hicieron declaraciones a la entrada. La sesión duró apenas una hora y los abogados aportaron algunos detalles a la salida. El juez que escucha su relato deberá decidir si concede o no el traslado reclamado por España, una decisión que podrá ser recurrida por cualquiera de las dos partes (la fiscalía de Bruselas por un lado y los cinco exmiembros de la Generalitat por otro).

Las defensas intentan esgrimir la potencial violación de derechos fundamentales que pueden sufrir Puigdemont y los exconsellers si son trasladados a España. Se trata de un argumento difícil de defender en el marco de la UE. “No basta con decirlo. Los abogados tienen que demostrar que corren un riesgo real y la argumentación debe ser muy concreta porque entre países europeos hay presunción de respeto a los derechos humanos”, explica Anne Weyembergh, investigadora y experta en la euroorden del Instituto de Estudios Europeos, perteneciente a la Université Libre de Bruxelles.

Fuente: Agencias