Jarabacoa retoma lucha para construcción de acueducto y planta de tratamiento

Jarabacoa retoma lucha para construcción de acueducto y planta de tratamiento

Advierten contaminación afecta de manera directa a la población

LA VEGA, República Dominicana.- Autoridades y representantes de diversas instituciones realizaron un encuentro organizado por el Consejo de Apoyo a Jarabacoa (COAJA) donde pidieron al Estado construir el acueducto y planta de tratamiento en esta zona montañosa.

Denunciaron que las aguas negras no están siendo tratadas y en los hogares el preciado líquido es recibido con precariedad.

Según el alcalde de Jarabacoa, Carlos José Sánchez Pineda, la contaminación afecta de manera directa a la población, incluida la ciudad de Santiago hasta llegar a Montecristi a través del río Yaque del Norte.

El empresario José Tejeda, presidente de COAJA, dijo que es una necesidad para los ciudadanos que el presidente Danilo Medina autorice el inicio de la construcción de estas dos obras.

De igual forma, se unió a la lucha el senador por La Vega, Euclides Sánchez, quien destacó que la ciudad paga más de impuestos que lo que se invertirá en la ejecución de las mismas.

También anunció que desde el lunes gestionará en el Palacio Nacional para que el mandatario reciba una comisión representantes del municipio y así puedan socializar la forma de que se desarrolle el proyecto.

El municipio de Jarabacoa es preferido por miles de turistas nacionales e internacionales como destino de montaña. Cuenta con importantes ríos, pero su acueducto y planta de tratamiento actualmente son obsoletos.

Según datos ofrecidos  a CDN por el director de la Corporación de Acueducto y Alcantarillado de La Vega (CORAAVEGA), Omar Beato, las obras se pueden ejecutar con  un costo entre 60 y 70 millones de dólares y, dividiéndolas por etapas, de esta forma se  mejoraría  la calidad de vida de los habitantes de esta zona turística.

En los próximos días continuará la lucha con distintas actividades hasta que el Gobierno inicie estas dos obras  necesarias para el desarrollo de “la ciudad de la eterna primavera”.

Por: Roberto Ureña