Su nombre es Génesis Camila Suero

Nueva York.- La dominicana Génesis Camila Suero, quien llegó pequeña a Estados Unidos, hija de un taxista  y se hizo ciudadana americana hace apenas siete años, se coronó como la nueva “Miss New York USA  2018”.

Ella, logró superar a otras 133 concursantes en el codiciado certamen, cuya corona la enviará a representar el estado a otros certámenes nacionales de gran importancia como Miss Estados Unidos.

“Amo, amo, amo mi ciudad”, dijo la nueva reina de 26 años de edad y que reside en el Este de  Harlem.

“Este es el sueño americano. No nací aquí, y ahora mire dónde estoy”, dijo.

Génesis  llegó  de la República Dominicana al vecindario de  Cypress Hills en Brooklyn, con su padre, que es  taxista, en 2005 y  antes de aterrizar en Estados Unidos, soñaba con competir en concursos.

“Recuerdo ver televisión en República Dominicana en 2002, y vi a una de las concursantes de Miss Universo, y dije que  eso es lo que quería hacer. Esto es lo que quiero ser. Esta va a ser mi carrera”.

Pero es su otra carrera la que ha resultado ser un excelente campo de entrenamiento para el mundo de los desfiles.

Durante los últimos seis años, Suero ha trabajado como especialista en cuidado de la piel masculina en la emblemática tienda Bloomingdale de la Quinta Avenida.

“El inglés no es mi primer idioma”, dijo, “pero cuando trabajo, siempre hablo con todos en inglés”, una experiencia que ha aumentado su confianza y destreza para hablar en público.

Dos de sus clientes habituales patrocinaron su candidatura para la corona después de escuchar que ella estaba participando en el  concurso.

“Vieron estas cosas en mí, y no dudaron en invertir”, dijo. “¡Tienen un buen tacto!”

Ella tiene un horario muy apretado, ya que está terminando su licenciatura como especialista en Administración de Empresas en el colegio comunitario Hostos Community College en El Bronx.

En su rutina diaria, Génesis dijo que  se despierta a las 5:45 de la mañana todos los días,  hace un café expreso y prepara una tortilla como desayuno.

“Tengo el don de ser flaca, pequeña, así que debo ocuparme de lo que tengo”, dijo. Eso significa entrenamientos en los agotadores gimnasios de los campamentos de entrenamiento Tone House y Fitting Room, e incluso  correr el maratón de la ciudad de Nueva York el año pasado”, dijo.

La famosa carrera maratónica en la que compiten miles de corredores de todo el mundo, la  ayudó a profundizar su amor por la ciudad.

“Mi parte favorita del maratón es el Puente Verrazano”, dijo.

Este año  planea correr con su banda de reina.

Para lo único que  no tiene tiempo es para salir. “Tengo muchos admiradores, pero estoy muy ocupada”, dijo.

“Me invitan a las citas, y me gustaría poder ir, pero no puedo, por el momento prefiero estar sola, trabajando para mí”, explicó la reina.

Dijo que  los desfiles y concursos  como una oportunidad para empoderar a quienes la rodean.

“Realmente quiero compartir el regalo que Dios me ha dado”, dijo.

“No me ha regalado financieramente, pero me ha regalado una personalidad increíble. Puedo hacer reír a la gente y puedo hacerlos felices, y si puedes hacer eso, no necesitas dinero”, dijo la dominicana Miss New York 2018.

Por Miguel Cruz Tejada