Expertos piden más alternativas a antibióticos en la producción de alimentos

La creciente resistencia a los antibióticos hace que se necesiten más alternativas al uso

La creciente resistencia a los antibióticos en animales y seres humanos hace que se necesiten más alternativas al uso de ese tipo de fármacos en la producción de alimentos, indicaron este viernes a Efe distintos expertos.

El último estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre ese problema revela la presencia generalizada de resistencia a los antibióticos en 500.000 personas sospechosas de sufrir infecciones bacterianas en 22 países tanto ricos como pobres.

La mala utilización y el abuso de medicamentos antimicrobianos en la medicina y los sistemas alimentarios han contribuido al aumento de microbios que causan enfermedades y son resistentes a los fármacos usados tradicionalmente para combatirlas.

El jefe del Servicio Veterinario de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Juan Lubroth aseguró que se necesita más “educación, sensibilización y vigilancia para saber de dónde salen los súperpatógenos, poder cerrar el grifo a esa fuente de contaminación ambiental y asegurar una salud pública”.

Según Lubroth, se debería reducir el uso de los antibióticos, pero “buscando alternativas para el productor porque las pérdidas, a través de enfermedades y sin otro recurso para tratarlas, serían contraproducentes al hablar de seguridad alimentaria o bienestar animal”.

El científico de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) Ernesto Liebana consideró que se debe mejorar el sistema productivo y criar los animales de modo que “se mantengan sanos y no enfermen”.

“Se evidencia que cada vez más hay una relación directa entre el uso (de antibióticos) y la resistencia en animales y seres humanos”, apuntó Liebana.

La ONU, junto con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), sugirió adoptar buenas prácticas de higiene, bioseguridad y protocolos de vacunación, así como usar los antibióticos con prudencia siguiendo las instrucciones de los profesionales y no emplearlos para promover el crecimiento de la producción animal.

Fuente: GV/EFE