Las pruebas se hicieron con procesos de desvinculación atencional y evaluativa

Un estudio de la Universidad Estatal de Florida, publicado en el Journal of Personality and Social Psychology, revela una serie de factores que podrían llevar a una persona a ser infiel.

Los investigadores siguieron a 233 parejas recientemente casadas por hasta tres años y medio; durante este tiempo, documentaron detalles íntimos de estas relaciones, incluyendo cuán satisfechos estaban con el matrimonio, el compromiso a largo plazo, si habían sido infieles y si todavía estaban juntos, informa Eurekalert.

Los investigadores Jim McNulty, Andrea Meltzer, Anastasia Makhanova y Jon Maner probaron dos procesos psicológicos comunes en todos: desvinculación atencional y devaluación evaluativa.

Desvinculación voluntaria es la capacidad de mostrar atención hacia una persona atractiva que puede considerarse un interés romántico. En otras palabras, cuando tu pareja voltea a ver a otras mujeres.

La devaluación evaluativa es la inclinación de las parejas a “degradar” mentalmente el atractivo de otra persona, independientemente de si es atractiva o no.

A las parejas se les mostraron fotografías de hombres y mujeres atractivas, hombres y mujeres de aspecto promedio. Después, los investigadores midieron sus respuestas fisiológicas.

Los resultados fueron muy reveladores: los participantes que desviaron rápidamente su atención a una persona atractiva fueron casi un 50% menos propenso a tener encuentros sexuales fuera del matrimonio.

Como era de esperar, las personas que tardaron más en apartar la vista de las atractivas fotografías corrieron un mayor riesgo de ser infieles y de que su matrimonio fracasara.

El autor principal del estudio, McNulty, dijo:”Las personas no necesariamente están al tanto de lo que están haciendo o por qué lo están haciendo. Estos procesos son en gran parte espontáneos y sin esfuerzo, y pueden ser modelados por la biología y / o las experiencias de la primera infancia.”

El estudio también encontró que las personas más jóvenes, y aquellos menos satisfechos en su relación, eran más propensos a la infidelidad.

Fuente: TopBuzz