Canadá preocupado por expulsión masiva de africanos de Israel

Canadá preocupado por expulsión masiva de africanos de Israel

Esta nación demostró “discriminación institucional y social” particularmente con los africanos

Canadá, el país que ha acogido más refugiados africanos provenientes de Israel que cualquier otra nación, expresó su preocupación por los planes del Estado hebreo de deportarlos de manera masiva, dijo un funcionario el lunes.

Un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que Ottawa esta “preocupado” de que Israel trabaje para expulsar a miles de eritreos y sudaneses que durante años entraron de manera ilegal a su país, dándoles un ultimátum: salir antes del 1 de abril o arriesgarse a ser encarcelados en forma indefinida.

Ante la situación de estos migrantes, que podrían enfrentar peligros o prisión si regresan a sus países, Israel también ofreció reubicarlos en un tercer país no especificado.

Naciones Unidas ha calificado de incoherente e insegura la política de expulsión de Israel, que ofrece a cada migrante 3.500 dólares y un boleto de avión.

“Canadá no apoya políticas de deportación masiva de solicitantes de asilo”, dijo Adam Austen, vocero de la canciller canadiense Chrystia Freeland,.

Agregó que las expulsiones contravienen los derechos de los migrantes, previstos en el estatuto de refugiado de la Convención de Ginebra, del cual Israel es signatario.

“Siendo el país que acoje el mayor número de africanos que buscan asilo de Israel, estamos en contacto directo con el gobierno de Israel para transmitirle las preocupaciones de Canadá sobre la situación”, señaló.

En un reporte de la ONU sobre derechos humanos, difundido en enero, Canadá hizo notar la “discriminación institucional y social” que los grupos minoritarios sufren en Israel, particularmente los africanos que buscan asilo.

“Los solicitantes africanos de asilo tienen escaso acceso a servicios sociales básicos”, dice un resumen del informe, que también alerta sobre el hecho de que los migrantes pueden ser “presionados a aceptar compensaciones para una salida ‘voluntaria’ o ser detenidos de manera indefinida si se niegan a irse”.

Fuente: AFP