36-86: Bélgica pasó por encima de Puerto Rico

Solo tres puntos anotó el combinado americano en el primer cuarto

 Puerto Rico, rival de España este domingo en la segunda jornada, recibió un severo correctivo en su debut en la Copa del Mundo de baloncesto femenino frente a Bélgica (36-86) en un duelo que quedó visto para sentencia desde el primer cuarto (3-18).

El combinado boricua puso ganas y velocidad, pero le faltó acierto y, sobre todo, poder frenar el juego de ataque de las belgas quienes dejaron claro que son candidato claro a luchar por estar entre los mejores de esta Copa del Mundo.

Con 3-18 terminó el primer cuarto y con 6-48 se llegó al descanso. Ni Anushka Maldonado ni Jazmon Gwathmey se “vieron” en estos dos primeros cuartos. Cuando intentaron atacar la canasta se encontraron con la fortaleza defensiva de las belgas que jugaron siempre a una velocidad más que las americanas.

Tras el descanso mejoró la puntería de Puerto Rico, encontró mejor la canasta e intentó empezar a reducir diferencias, pero Bélgica fue a velocidad de crucero, no bajó su intensidad y siguió jugando por el interior aprovechando la potencia de sus pívots.

La pívot belga Linskens andó a sus anchas en la zona de Puerto Rico y cuando intentaban frenarla, aparecía el buen acierto exterior de Vanloo.

Puerto Rico mejoró también en el tramo final del choque con Rosado y OŽNeill anotando desde fuera, no en vano ganó este último cuarto (18-14), pero ya la diferencia en el marcador era excesiva.
Ficha técnica:
36. Puerto Rico (3+3+12+18)). Rosado (9), O’Neill (12), Meléndez (-), Gwathmey (5), Quiñones (2) -inicial-, Maldonado (-), Gibson (-), Salaman (2), Pérez (2), Plácido (-), González Tavarez (2) y Jones (2).
86. Bélgica (18+30+24+14). Kim Mestdagh (3), Delaere (9), Meesseman (16), Allemand (2), Linskens (15) -inicial-, Carpreaux (2), Wauters (-), Hanne Mestdagh (9), Vanloo (17), Raman (10), Bende (2) y Nauwelaers (1).
Árbitros: Rosso (FRA), Jaladri (INA) y Duan (CHN).
Incidencias: Segundo partido del Grupo C de la Copa del Mundo femenina, disputado en el pabellón Quico Cabrera, de la capital tinerfeña, ante unas dos mil personas.

Fuente: EFE.