Muere deshidratada una inmigrante de siete años tras ser detenida en la frontera de Nuevo México

Una niña de siete años procedente de Guatemala murió la semana pasada mientras estaba detenida por la policía fronteriza de Estados Unidos, según informó The Washington Post citando fuentes oficiales de este cuerpo. La niña cruzó la frontera de forma irregular junto con su padre y un grupo grande de inmigrantes. Según los agentes fronterizos, no había comido ni bebido durante días.

El pasado 6 de diciembre, sobre las diez de la noche, un grupo de 163 inmigrantes se entregó a los agentes de fronteras al sur de Lordsburg, Nuevo México.

Se trata de una zona desértica a más de 250 kilómetros al oeste de El Paso (Texas), la única gran población en cientos de kilómetros de frontera. Por el otro lado, la localidad grande más cercana es Nogales, a casi 300 kilómetros. En esta zona desértica, las temperaturas en esta época del año llegan a los cero grados por la noche.

Alrededor de ocho horas después de ser detenida, la niña comenzó a sentir mareos. El informe de la policía citado por el Post dice que la emergencia sucedió a las 6.25. Según un comunicado del cuerpo, la menor “no había comido ni bebido agua durante varios días”. Cuando llegaron los servicios de emergencia, tenía una fiebre de 40,9 grados.

  • Fuente: El País

 

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorNavarro acuerda con ADP fortalecer canales de diálogo y concertación
SiguienteSecretario de la OEA pide verificar si Venezuela tiene armas nucleares tras la presencia rusa