Han sido abandonados por el Ministro de Deportes

Santiago RD.- Los humildes empleados de la Gran Arena del Cibao, doctor Oscar Gobaira, estarán cumpliendo el próximo sábado un total de tres meses de abandono y maltratos por parte del ministro de Deportes, Danilo Díaz Vizcaíno, que sin ningún tipo de explicación y justificación los mantiene sin cobrar su salario por tres meses, a pesar de que siguen cumpliendo con su trabajo y horarios.

Lo sorprendente del caso es que además de ser ministro de Deportes, Danilo Díaz, también figura como el presidente del Patronato de la Gran Arena del Cibao, por lo que no se entiende este castigo al que han sido sometidos los colaboradores de esta instalación deportiva.

Un aproximado de ocho a diez empleados que trabajan de manera incasable en la Arena del Cibao y sin importar el abandono de sus superiores están llegando al borde de la desesperación y preocupación puesto que para poder sobrevivir han tomado empréstitos, con la esperanza de que les depositarían su quincena y nada.

Según una fuente de entero crédito me informaron que la nómina actual de los empleados de dicha institución es insignificante, puesto que la misma está por debajo de los 130 mil pesos quincenales, si se divide la cantidad económica entre la nómina actual se llega a la conclusión de que los sueldos que devengan esos empleados es prácticamente miserables, incluyendo los de la parte administrativa.

Cuando el ingeniero Manuel Guerrero figuraba como presidente del Patronato de la Arena del Cibao, dicha institución recibía una subvención por parte del Ministerio de Deportes desde la reconstrucción del Palacio de los Deportes 2008 hoy Arena del Cibao, la cual fue retirada por el actual Ministro de Deportes, Danilo Díaz, quien en la actualidad también es el presidente de dicho patronato.

Es muy preocupante la situación que viven en el presente los humildes empleados de la Arena del Cibao, ya que la mayoría son de escasos recursos económicos y durante estos últimos meses se han tenidos que convertir en magos para poder sobrevivir.

Es por esto que sin querer que los mencionen por temor a perder su trabajo pidieron al Ministerio de Trabajo, y el de Administración Publica evalúen este caso, el cual debe de ser valorado como una gran prioridad y principalmente buscar soluciones inmediatas para que esos empleados sean recompensados con los pagos retroactivos y que se regularicen los pagos firmes de aquí en adelante.